Presentación

Los Centros de Internamiento de Menores Infractores en régimen cerrado, semiabierto, abierto y terapéutico (ya sean en régimen cerrado, semiabierto o abierto) son equipamientos especializados en los que, por orden judicial, ingresan menores para el cumplimiento de medidas impuestas mediante resolución adoptada conforme a lo dispuesto en el artículo 28 de la Ley Orgánica 5/2000 de 12 de enero, reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, o en virtud de sentencia firme por el Juez de Menores.

La finalidad de los Centros de Internamiento de Menores Infractores es dar cumplimiento a la medida judicial, a través de un modelo socio-educativo de intervención, en un marco de contención y una configuración organizativa y dinámica altamente estructurada.

Entre estos Centros de Internamiento de Menores Infractores se encuentra “La Marchenilla”. Este Centro –con 112 plazas- se halla situado en el término Municipal de Algeciras (Cádiz), carretera Nacional 340, a la altura del Km. 99. Es un Centro para el cumplimiento de Medidas de Internamiento impuestas a los Menores/Jóvenes en el ámbito de aplicación de la Ley Orgánica Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores (5/2000). Este Centro es propiedad de la Junta de Andalucía y, desde 2002, está gestionado por la Asociación GINSO actualmente mediante un contrato de gestión del servicio integral de guarda, reeducación e Insercion de menores infractores.

De acuerdo con la Resolución 1-2007-SMI, de 4 de diciembre de 2007, de la Dirección General de Reforma Juvenil (actualmente denominada Dirección General de Justicia Juvenil y Servicios Judiciales), por la que se dictan normas sobre organización y gestión de servicios en los Centros de Internamiento de Menores Infractores de Andalucía, los principios rectores de los Centros de Internamiento de Menores Infractores serán:

  • Garantizar una convivencia estable y ordenada, fundamentada en el respeto de los derechos y deberes individuales y colectivos de cuantos integren el Centro.
  • Garantizar el funcionamiento de la organización institucional.
  • El desarrollo de la acción educativa y optimizar los medios para conseguir con ello que el menor desarrolle mecanismos para su autocontrol, y una mejor inserción social desde la responsabilidad penal.
  • Concienciar y responsabilizar al menor del desvalor de la infracción penal cometida y de su repercusión social, fomentar el aprendizaje de pautas sociales de interrelación y de criterios de actuación que permitan al menor reorientar adecuadamente su conducta, crear cauces para que los menores interioricen las normas que rigen en una sociedad y facilitan la convivencia entre los colectivos, conseguir en definitiva la inserción social del menor potenciando con ello el ejercicio responsable de su libertad.

 

En la gestión de este Centro, la Asociación GINSO tiene encomendada la guarda, reeducación e inserción de menores infractores para dar cumplimiento a las medidas judiciales de internamiento impuestas por los Juzgados de Menores, siguiendo las siguientes líneas generales de actuación:

  • Creación de un ambiente educativo que provea las condiciones adecuadas para que los menores puedan reorientar aquellas disposiciones o deficiencias que han caracterizado su comportamiento antisocial, con personal especializado, desarrollando intervenciones específicas, especializadas y programadas.
  • Abordaje de las problemáticas de los menores a través de programas de tratamiento específicos adaptados a la patología o carencias observadas, realizando un trabajo coordinado con el Juzgado y Fiscalía de Menores del que depende el menor, Asociaciones o profesionales especializados.
  • Formación académica y profesional de los menores, al objeto de preparar y posibilitar una efectiva inserción social y laboral.
  • Dotación presupuestaria para la implantación de nuevos proyectos y programas, mejoras de las infraestructuras de los Centros, vehículos para los traslados de los menores acogidos al Programa de Inserción Laboral, alquiler de viviendas, ayudas familiares para transporte, etc.
  • Mantenimiento de una relación permanente con la Dirección General, Delegaciones Provinciales de Justicia, Juzgados y Fiscalías, al objeto de informar de las incidencias que afectan a los menores, sugerencias y/o presentación de programas de intervención, etc.
  • Acompañamiento de los menores por personal educativo del Centro en cualquier desplazamiento a Juzgados, Fiscalías, etc.
  •  Transparencia en la gestión, comunicando cualquier extremo que afecte al Centro o a los menores en él ingresados a las Instituciones preceptivas y autoridades administrativas de las que depende.
  • Creación y mantenimiento de relaciones con Instituciones públicas y privadas (Asociaciones de Empresarios, Alcaldías, Asociaciones profesionales, etc.), con el objetivo de implicar a diversos colectivos y lograr un soporte fundamental en el cumplimiento de nuestros fines.
  • Política de formación y cualificación del personal del Centro mediante cursos formativos.
  • Adopción del Sistema de Gestión de Calidad UNE-EN ISO 9001:2008, que permite asegurar la calidad de los servicios ofertados por el Centro a la Administración y a los propios internos y familiares, así como la apuesta firme en la mejora continua de éstos.

En la actualidad el Centro de Internamiento de Menores Infractores La Marchenilla cuenta con las siguientes unidades diferenciales y sus correspondientes plazas contratadas:

1) Unidad para cumplimiento de medidas en régimen cerrado, semiabierto y abierto, compuesto por 8 módulos residenciales, con 94 plazas contratadas.

2) Unidad de Salud Mental, para cumplimiento de medidas de carácter terapéutico, compuesto por 3 módulos residenciales, con 18 plazas contratadas.